San Juan de Luz y País Vasco francés

El ambiente salvaje y verde del País Vasco mezclado con el encanto francés. Ir de pintxos y merendar macarons. Playa y montaña. Una mezcla entre dos países, Francia y España, pero  en el que sobre todo destaca la presencia de aires, costumbres y símbolos vascos.

Nuestro emplazamiento fue San Juan de Luz, un pueblecito de costa muy agradable y tranquilo. Como siempre cogimos una casa por Airbnb que resultó ser espaciosa, con una terraza acristalada para los días de lluvia y un jardín con huerto y gallinas incluidas (era compartido con los dueños, que estaba en la parte de arriba, aunque sin conexión con la planta baja donde estábamos. https://www.airbnb.es/rooms/4912842)

Tuvimos la suerte de ir en fiestas de San Juan, ¡no fue planeado! Así que todo el pueblo estaba decorado con los colores típicos de allí en fiestas, rojo y negro. La gente también se vestía de esos colores y la verdad es que recordaba mucho a las fiestas de los pueblos del norte de España (también en que la actividad básica era comer y beber, juas)

146857635072314685767075781468576729940

En San Juan de Luz paseamos mucho, disfrutando tanto del paisaje de costa por el paseo de la playa como de las típicas coloridas casas vascas, con sus entramados de madera. Como edificios importantes están la casa de Luis XIV, el Casino La Pergola y la iglesia de San Juan Bautista. Fuimos a la playa los días de sol y cenamos un par de días por restaurantes del centro, donde destacaba el pescado y el marisco. También disfrutamos de las fiestas de San Juan comiendo y cervezeando en los puestos de las calles del centro (nos faltó ir de rojo y negro jeje) La gente es encantadora  y el ambiente muy agradable (mí única experiencia francesa había sido París y no tenía muy buena recuerdo de los parisinos… ¡esta zona de Francia parece un país distinto a la Francia de París! Es mi opinión personal…) 

*Nota femenina: la calle típica de compras es la Rue Gambetta. Algo se puede encontrar pero no fue mi caso, en cambio encontré una tienda vintage muuuuuy way donde sí que encontré cositas (y no sólo yo, ejem): Peppermint Park ¡Os la recomiendo! También valen la pena las espardeñas, que son típicas allí, hay muchísimas tiendas donde las venden. 

Si sois golosos, estando en Francia no podéis dejar de probar los riquísimos macarons. El sitio más típico donde comprarlos es Maison Adam, en la Plaza de Luis XIV, en pleno centro del pueblo. La verdad es que no los probamos allí porque son sin relleno y sin sabor, que parece ser que es la receta clásica, ¡pero a mí me pierde el chocolate! Así que finalmente los probamos en una tienda de Rue Gambetta, Pariès.

macaron

Cara de culpabilidad (no fue el único macaron el viaje, jurjur)

El segundo día decidimos cruzar la frontera de vuelta a España para ir de pintxos por Hondarribia (Fuenterrabía en castellano) Suena raro cruzar la frontera para ir de pintxos, pero es que está cerquísima. La ciudad es muy bonita y pudimos probar un par de pintxos con varios premios, todos del mismo sitio: Gran Sol. Muuuuuuy recomendable.

14685764971461468576472534

Daba gusto pasear por la ciudad sólo por ver las casas de colores con flores en todos los balcones, todo muy cuidado y respetado, típico del norte y que ojalá fuera igual en muchos otros sitios de España.

Para volver a San Juan de Luz volvimos por carretera en vez de autopista, y la verdad es que valió la pena por el paisaje. La luz y el verde del norte son sin duda especiales, las vistas nos invitaron a hacer una parada con el coche en el camino, en algún lugar entre España y Francia.

14685765402891468576551412

El tercer día decidimos visitar Bayona, el centro neurálgico del País Vasco francés, su punto más al norte. Fuimos el día del mercado, así que compramos algunos productos típicos de la región, queso de cabra y mermelada de pimientos. El pimiento rojo es muy típico de allí y con él se hacen aliños, salsas, mermeladas, etc. Además había bastante ambiente alrededor del mercado, lo que fue una excusa perfecta para tomar un vino y unas ostras por muy buen precio.

Aunque es una ciudad más cosmopolita sigue teniendo el encanto común a toda la zona, con el estilo de las casas típicas vascas y además a orillas del río Nive, recordando algunas panorámicas a Amsterdan, con un toque decadente pero con mucho encanto.

bayona1468576635413

El día siguiente fue el más rural y resultó uno de los mejores. Queríamos ver algún pueblo del interior y por internet se recomiendan varios, pero decidimos elegir uno e ir a Sara para visitar sus cuevas y hacer una ruta de Sara a Zugarramurdi, un camino de no más de una hora y de una dificultad relativamente baja que cruza la frontera por medio de la nada.

1468576760490

Cuevas de Sara

1468576783582Las cuevas de Sara se visitan con un guía que te cuenta detalles sobre su geología pero también mucha historia, ya que estas cuevas han sido ocupadas por diversos pueblos desde la prehistoria.

De allí salimos hacia Zugarramurdi. El paisaje, como no, verde y precioso.

14685768169771468576833977

1468576950630

¡Hice un amigo!

En Zugarramurdi también visitamos sus cuevas, famosas por haberse celebrado en ellas los célebres  aquelarres (esta palabra de hecho nació allí) y una gran caza de brujas en el siglo XVII.

1468576854527

Zugarramurdi, territorio de brujas, ñiiii.

1468576866380

Eguzkilore, la flor a la entrada de las casas vascas, que las protege del mal.

14685768764751468576894783

1468576933251

Cuevas de Zugarramurdi

¡Además en Sara pudimos ver a unos niños jugando un emocionante partido de pelota vasca!

1468576747936

El quinto día decidimos volver a cruzar la frontera de nuevo para ir a San Sebastián. Ya habíamos estado más de una vez, pero los pintxos de allí son irresistibles y ¡¡nos pierde la boca!! Los pintxos con más premios de España están todos allí, en sitios como el Zeruko, el Gandarias o el Ganbara. Para bajar la comida siempre es genial pasear por toda la costa de Donosti, de oeste a este visitar El Peine de los Vientos en la falda del monte Igeldo, recorrer la playa de Ondarreta, La Concha, el paseo nuevo rodeando el monte Urgull y atravesar el río Urumea para ver a los surferos en la playa de Zurriola. Siempre está bien pasar por San Sebastián si se anda cerca.

1468576968349

Un zurito y un pintxo… y a moverse a otro lado.

1468576983751

Playa de La Concha

El último día (horror) visitamos Biarritz. Un sitio de veraneo de lujo, con palacetes como casa de verano de familias adineradas. Impresionante el Hotel du Palais, que fue en su día la residencia estival de Napoleón III y su mujer la emperatriz Eugenia de Montijo. Dimos un paseo por la costa visitando la Virgen de la roca y otro por la zona comercial con muchísimas tiendas, no todas muy asequibles…

14685770278281468577010741

Si queréis como centro de operaciones un sitio con un toque más ajetreado que San Juan de Luz, Biarritz podría ser muy buena elección.

Y ese fue nuestro viaje por el País Vasco Francés. Desde luego faltan muchos sitios que ver, pero aprovechamos mucho tiempo para estar en la playa, pasear y descansar.

¡Esperamos que os haya gustado! Y que os sirva si decidís visitar esta zona que tanto hemos disfrutado.

Anuncios

Un comentario en “San Juan de Luz y País Vasco francés

  1. Beatriz dijo:

    Muy chulo el viajecito!! No conozco el sur de Francia pero me encanta el norte de España, vivo en Santander y cuando el trabajo lo permite siempre es buen plan escaparse a pasar el finde a Bilbao o San Sebastián y alrededores, entre los paisajes, lo maja que es la gente y lo fácil que resulta practicar el come-bebe… jajaja una gozada!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s